Almazara del Museo de Etnografía de Can Ros

Cuando el tiempo no acompaña, es momento de pensar en las alternativas de ocio que ofrece la isla. Una fórmula muy atractiva de conocer Ibiza consiste en bucear en su historia, desde los remotos tiempos fenicios a los movimientos intelectuales y artísticos de mediados del siglo XX. En este sentido, la oferta cultural incluye distintos museos y centros de interpretación. Éstos son los imprescindibles:

1.- Museu d’Art Contemporani de Eivissa: Sin duda, la pinacoteca más importante de la isla, con una colección de los mejores artistas ibicencos y extranjeros vinculados a la isla. El histórico edificio, antigua sala de armas del recinto amurallado, ha sido reinaugurado hace unos meses tras una reforma ejemplar que integra los restos de un barrio púnico.

 

2.- Museo Arqueológico: 3.000 años de historia pitiusa, desde la prehistoria hasta la conquista musulmana, a través de cientos de objetos hallados en múltiples excavaciones. Ocupa la sede de la Universitat, gobierno de la isla en tiempos medievales, la capilla de El Salvador y la casamata del baluarte de Santa Tecla, en Dalt Vila.

 

3.- Museo de Etnografía: Está ubicado en la casa payesa de Can Ros, en el Puig de Missa de Santa Eulària. Ofrece un recorrido por la forma de vida de la Ibiza rural. Exhibe una antigua almazara, una cocina típica, la cueva del vino, múltiples útiles del campo, joyería y vestimenta tradicional y, provisionalmente, lienzos del Museo Barrau.

 

4.- Casa Broner: La casa del arquitecto racionalista Erwin Broner, en Sa Penya. Pese a sus reducidas dimensiones, hay que visitarla. Primero, por las vistas excepcionales desde la azotea, con el puerto y el filo del baluarte de Santa Tecla en primer término; y segundo, por su concepto de vivienda destinada a sacarle todo el jugo de la vida.

 

5.- Necrópolis de Puig des Molins: La necrópolis más importante del Mediterráneo occidental. Fue fundada en el siglo VII a.C. y alberga 3.000 tumbas. Puede visitarse un hipogeo de amplias dimensiones, que da fe de su importancia. En breve, tras una reforma, abrirá el museo anexo, con piezas artísticas muy valiosas.

 

6.- Museo Puget: Can Llaudis, uno de los palacios más bellos de Dalt Vila, alberga la colección de los pintores Narcís Puget Viñas y Narcís Puget Riquer, padre e hijo, cuya obra constituye un valioso testimonio de la Ibiza rural de la primera mitad del siglo XX. El trabajo pictórico de ambos es excepcional, al igual que la casa noble que lo acoge.

 

7.- Museo Diocesano: La catedral de Ibiza es de visita obligada y también su Museo Diocesano, que ocupa la sala capitular y la sacristía. Alberga una notable colección de arte sacro, que abarca desde los tiempos de la reconquista cristiana del siglo XIII hasta nuestros días. Su colección también integra una muestra de joyería tradicional ibicenca.

 

8.- Madina Yabisa: Este centro de interpretación de la etapa musulmana de la isla, situado en el antiguo palacio de la Curia de Dalt Vila, exhibe el interior de una torre de la muralla árabe y un área divulgativa. La visita debe complementarse con las casamatas musealizadas de los baluartes de Sant Pere y Sant Jaume, en las murallas.

 

9.- Aquarium de Es Cap Blanc: Esta cueva de la costa de Sant Antoni servía a los pescadores para conservar langostas y exportarlas cuando la pesca andaba escasa. Hoy representa un rincón ideal para visitar con niños. El interior, una piscina natural que puede sobrevolarse mediante una pasarela, exhibe múltiples especies de la mar pitiusa.

 

10.- Can Planetes: El Centro de Interpretación del Río de Santa Eulària, de reciente creación, explica la importancia que el cauce tuvo para la isla. Antaño, concentraba varios molinos de agua, hecho que lo convertía en constante objetivo de los piratas. La visita debe incluir un paseo por la desembocadura y el Pont Vell.